Microfinanzas PR Puerto Rico
Azure Dee Baez
Lo que realmente importa
Descargar capítulo

Descripción

La Corporación para las Microfinanzas Puerto Rico (Microfinanzas PR) fue creada en 2008, mediante un acuerdo de colaboración entre la Fundación Microfinanzas BBVA y el Banco de Desarrollo Económico para Puerto Rico (BDE) y comenzó a operar en 2010. Microfinanzas PR es la primera entidad microfinanciera que existe en el país, dedicada a facilitar financiación a las personas de escasos recursos de la sociedad puertorriqueña para el desarrollo de sus actividades productivas y fomentar su autoempleo.

En 2013 se convirtió en la primera empresa social en Puerto Rico en ser certificada como una Institución Financiera Certificada para el Desarrollo de Comunidades (CDFI). Esta acreditación y reconocimiento asegura que es una empresa que cumple con los parámetros y requisitos establecidos por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos para facilitar préstamos y crédito a comunidades de bajos recursos en la isla, contribuyendo a mejorar así la realidad económica de los microempresarios en estas comunidades.

Microfinanzas PR provee ayuda a sectores especialmente afectados por la precariedad y que no tienen acceso a servicios bancarios como mujeres jefas de familia, personas que han cumplido condena y se han reinsertado a la sociedad, desempleados o agricultores. La entidad cuenta con 20 empleados.

Actualmente, Microfinanzas PR atiende a más de 1.100 clientes, que además de su autoempleo, generan más de 1.400 puestos de trabajo en sus negocios, constituyéndose en un importante motor de crecimiento en Puerto Rico donde existe un alto nivel de desempleo y una baja tasa de participación laboral.

Consejo y Equipo Directivo

Equipo Directivo

Annette Montoto
Presidenta
Eduvino López
Gerente Comercial
Fernando Fernández
Gerente De Finanzas y Control Operativo
Nirlia L. de Jesús
Gerente De Recursos Humanos y Administración

Consejo

Ramón Feijóo
Presidente
Ramonita Otero
Vicepresidente
Margarita Correa
Vocal
Mercedes Canalda
Vocal
José Joaquín Villamil
Vocal
Alberto Maldonado
Vocal
Joey Cancel
Vocal
Ángel Torres
Vocal

Iniciativas Destacadas

Microfinanzas PR


Microfinanzas PR promueve el crecimiento de actividades productivas de autogestión (por cuenta propia) o microempresas en el colectivo universitario. Es su contribución al desarrollo económico de Puerto Rico, aportando el valor de la educación como impulso del crecimiento económico.

Premios y Reconocimientos 2015

Primeros niveles del equipo


Annette Montoto, Presidenta de Microfinanzas Puerto Rico, recibe el 29 enero de 2016 el “Top Management Award” en el Área de Banca y Finanzas. El Top Management Award es uno de los máximos reconocimientos que se confiere en Puerto Rico a altos ejecutivos de diferentes disciplinas que se han destacado por sus logros profesionales, carácter moral y por el prestigio que imparten, tanto a su profesión como a la industria que representan, el mismo es otorgado por la Asociación de Ventas y Mercadeo (Sales and Marketing Association).

Puerto Rico

Entorno
Macroeconómico


Una década de recesión y fuertes dificultades financieras condicionan a Puerto Rico


La economía de Puerto Rico está sumergida en una larga recesión en los últimos diez años, en 2015 la caída estimada de la economía fue superior al 1%, en un año signado por los impagos parciales sobre su deuda, que asciende hasta los 72.000 millones de dólares, el 70% del PIB, que carecen de protección legal para someterse a una reestructuración de pagos que sí ampara a los estados de EEUU. En agosto no realizó uno de 58 millones de dólares y está en un callejón sin salida, trasladando fondos de un acreedor para pagar a otro, situación que se agudizará al cierre del año y primer trimestre de 2016.

Esta situación ha generado una fuerte caída de las expectativas de los inversores y consumidores que se reflejan en el hecho que la isla no reaccione favorablemente a las variables macroeconómicas, como la baja de intereses y el precio del petróleo, a las que antes reaccionaba. El reflejo ha sido una fuerte contracción de la inversión privada y la inversión pública.

La situación que atraviesa la isla se refleja en la no llegada de nuevas inversiones y las existentes no expanden. La difícil situación fiscal hace que la inversión pública, que ha sido un factor de crecimiento en el pasado, esté totalmente detenida para todos los niveles de Gobierno: Estatal, Municipales, Federal, así como las Corporaciones.

En las décadas anteriores, Puerto Rico se vio beneficiado de un sistema fiscal que permitía a las empresas repatriar a EEUU todos los beneficios a un tipo fiscal cero. Esto permitió que la isla se convirtiera en la productora del 50% de los medicamentos consumidos en EEUU, y que se doblara el peso del sector industrial en su economía. Pero, en virtud de un acuerdo entre San Juan y Washington, ese sistema empezó a ser eliminado en 1997 y desapareció por completo en 2006, justo el año en que comenzó el largo período recesivo.

Aún no se ven los efectos positivos que se buscaban con las leyes 20 y 22 que apuntaban a la llegada de nuevos inversionistas y empresas de servicios a la isla en el sector turístico y el avance de proyectos estratégicos, como relevo de la caída del sector industrial.

Los nuevos sectores emergentes como el aeroespacial, los clusters, la agricultura y la biotecnología no han repuntado lo suficiente para poder sustituir los sectores que se han caído, así como dinamizar la inversión pública y privada. La economía en general ha mostrado un desacople con la evolución de la economía de Estados Unidos.

Luego de casi una década de recesión o bajo crecimiento se ha producido una importante caída de la población. Hace 11 años la población de Puerto Rico se ubicaba en 3.826.878 habitantes, en 2015 el último censo disponible ubica la población en 3.474.182 personas, una caída del 10% en ese período.

El éxodo de puertorriqueños se ha ido acelerando en los últimos años y la tendencia apunta a que esta emigración continuará en los años venideros. Entre el 2010 y el 2014, el promedio anual de puertorriqueños emigrados fue de 53.000, acompañado de una salida neta de extranjeros.

Las emigraciones a su vez, han sido fundamentalmente de gente joven contribuyendo con el envejecimiento de la población y una mayor proporción de personas que dependen de las transferencias del Gobierno. Las transferencias federales representan en la actualidad aproximadamente el 17% del PIB.

Esta evolución de la población a su vez ha generado una menor capacidad de generación de ingresos tributarios por una caída de la base de personas contribuyentes que, conjuntamente con la menor actividad económica y caída del empleo, se refleja para 2015 en una deficiencia real entre ingresos y gastos del gobierno de 8.500 millones de dólares, es decir alrededor del 8% del PIB.

Por su parte el servicio de la deuda absorbe el 16% del presupuesto consolidado, casi el doble de lo que se asigna a Educación y Salud, evidenciando una senda de insostenibilidad fiscal y de escasa posibilidad de realizar una política fiscal expansiva para soportar la actividad económica.

Puerto Rico sufre además un desempleo del 14 % y cuenta con una población activa de solo el 40,1 %. El empleo total de Puerto Rico ha disminuido un 1,5% en el año, mientras que la tasa de participación de la fuerza laboral disminuyó en 0,3 puntos.

El 20% del empleo total es realizado por cuenta propia, mientras que la economía informal equivale al 25% del PIB, lo que implica que una proporción importante de la población se emplea en este sector. Todos estos factores apuntan a importantes dificultades para Puerto Rico en los próximos años y una mayor vulnerabilidad de su población.