Microserfin Panamá
Marleny Benitez
Tiodoro Rodriguez
Lo que realmente importa
Descargar capítulo

Descripción

Soluciones de Microfinanzas, S.A. (Microserfin) cuenta con una significativa trayectoria de más de 26 años de actividad en Panamá que consolida su objetivo fundacional de mejorar la calidad de vida de los emprendedores de bajos recursos y la de sus familias. A través de las Finanzas Productivas Responsables aportó en 2015 soluciones a los segmentos más vulnerables del país.

Un equipo de 224 profesionales fortalece día a día a la organización en su compromiso de transformar el desarrollo de sus clientes, reduciendo los niveles de pobreza y vulnerabilidad, sembrando riqueza en poblaciones desfavorecidas.

La entidad da cobertura a todo el país, especialmente en gran parte de las áreas rurales, en el este y oeste de Panamá. Microserfin mantiene firme su compromiso de atender a los emprendedores rurales, a quienes acompaña en el inicio y crecimiento de sus negocios agropecuarios a través del asesoramiento personalizado de sus oficiales especializados.

En 2015 otorgó cerca de 20 millones de dólares en créditos productivos a través de más de 13.000 operaciones de crédito de sus productos, reforzando así su compromiso de apoyar el desarrollo de sus clientes. Además, la entidad mejoró en 2015 la red de atención a los emprendedores con la inauguración de tres nuevas oficinas, llegando a 11 oficinas y 9 centros de atención.

En 2015 Microserfin ha mantenido la calificación de 5 Diamantes en Mix Market, la máxima calificación otorgada a las instituciones de microfinanzas por su transparencia y calidad de la información financiera.

Consejo y Equipo Directivo

Equipo Directivo

Luis Germán Linares
Gerente General
Rosalía Espinales
Gerente de Riesgos
Sebastián Acevedo
Gerente Senior de Administración
John Alexander Duque
Gerente Senior de Distribución
Héctor Rangel
Gerente de Gestión de Clientes
Sandra Soler
Gerente Senior de Control
Xiomara Becerra
Asesoría Jurídica
Marisela Zamora
Gerente de Talento Humano
Arquímedes Rivera
Gerente Senior de Producción
Onilda Rodríguez
Auditora

Consejo

José Antonio Colomer
Presidente
Arturo Gerbaud
Vocal y Secretario
Margarita Correa
Vocal
Mercedes Canalda
Vocal
Gissele González
Vocal

Iniciativas Destacadas

Casafin, programa de viviendas productivas


Casafin es un programa pionero que adecúa las condiciones de las viviendas de emprendedores para que puedan desarrollar con éxito y seguridad sus actividades productivas. Cerca de dos mil familias han participado en esta iniciativa de mejora de viviendas productivas.

Ruralfin, programa de atención a comunidades rurales


Acceso al crédito, asesoría y capacitación son los tres pilares del programa “Ruralfin” de atención a comunidades rurales y pequeños productores agropecuarios de Panamá

Programa con Acnur de acceso a créditos, capacitación y asesoría para refugiados


Premios y Reconocimientos 2015

Entidad

Microserfin premiada en los APC Awards de la Asociación Panameña de Crédito, que reconocen a las entidades financieras que mejor reportan de manera correcta, exacta y completa, la información necesaria para beneficio del sistema, la economía del país y sus clientes. Microserfin ha ganado cuatro de cinco premios, obteniendo el primer lugar en calidad de la información, actualización, cumplimiento y la totalidad de los campos.



Clientes

Premios al Microemprendedor en los galardones “Microempresa para el Desarrollo”. La emprendedora de Microserfin Hilda Hernández recibe el 1er premio en la categoría “Servicio” y el reconocimiento especial en “Impacto en la Comunidad”, que distingue el apoyo y generación de trabajo que impacte positivamente en la mejora de la comunidad. Otra emprendedora de la entidad recibe el reconocimiento especial en la categoría “Impacto en la Comunidad”.

Panamá

Entorno
Macroeconómico


Panamá es la economía con mayor crecimiento en América Latina

La economía panameña ha mantenido el ritmo de crecimiento del último año para crecer un 6% en 2015, mostrando una suave senda de desaceleración en los últimos años, cuando mostró un crecimiento medio superior al 8%, fundamentalmente por el fuerte aporte del sector construcción ya sea de obras civiles, asociadas a las obras de expansión del Canal como el empuje de las obras de carácter residencial.

La senda de desaceleración es acorde con una convergencia al crecimiento potencial de la economía, así como la no entrada en producción de algunas importantes inversiones que han llegado a su conclusión. La entrada en operaciones de la expansión del Canal en 2016 y de las minas de cobre de Minera Panamá en 2018 serán factores que soportarán el crecimiento en entorno del 6-7% en los próximos años.

Esta dinámica se mantuvo en 2015, el sector de la construcción creció un 6,5%, principalmente por el repunte mostrado en los proyectos residenciales que crecieron un 14%, mientras que el rezago en los proyectos no residenciales, hicieron que crecieran un 3,2%, muy por debajo del dinamismo mostrado en años anteriores.

Asociados a los anteriores, continuó el crecimiento del sector de explotación de minas y canteras, así como del suministro de electricidad, gas y agua, que crecieron un 7% y 12% respectivamente, este último sector producto del incremento del consumo energético de los clientes comerciales y en menor medida de los residenciales.

El sector de transporte, almacenamiento y telecomunicaciones mostró un crecimiento superior al 7% que se explica por un aumento del 3% en el tránsito de buques por el canal de Panamá y un alza superior al 6% en el movimiento de carga. Los peajes experimentaron un aumento del 7% y los servicios a las naves que transitan por el Canal crecieron alrededor del 5%. Por su parte, el tráfico del Aeropuerto Internacional de Tocumen se incrementó un 6%.

El comercio creció un 5,5% fundamentalmente por la evolución de la demanda interna. El valor de las reexportaciones de la Zona Libre de Colón cayó un 13%, ubicándose en su nivel más bajo desde 2010, ante una menor demanda de algunos de sus principales socios comerciales, dada la situación económica por la que atraviesan algunas de esas economías, fundamentalmente la economía colombiana y la venezolana afectada por una fuerte recesión, principales factores que afectan a las empresas que operan desde la Zona Libre de Colón.

La actividad desarrollada por los restaurantes tuvo un repunte de un 3,3%, mientras que el hotelero, de un 5,6% por el incremento del número de turistas. Los principales indicadores de la Industria Manufacturera reportaron una contracción en las actividades asociadas con la producción de lácteos, bebidas alcohólicas, minerales no metálicos y sus exportaciones.

La economía panameña muestra una situación similar a la observada por la dominicana, ante los impactos del sector externo. El buen desempeño de la economía estadounidense, así como la caída del precio del petróleo generan un shock positivo sobre Panamá. Sin embargo la apreciación del dólar es un factor que introduce elementos de postergación en las inversiones.

La inflación medida por el Índice de Precios del Consumidor cerró el año 2015 rozando la deflación, con una tasa de variación cercana al 0,2%, siendo esta la más baja en una década, por el comportamiento del precio de la energía, ante la caída del precio del petróleo, así como por la caída de los precios de las importaciones por la apreciación del dólar. Continúa el efecto del control de precios de los 22 productos, establecidos en 2014 y extendidos en principio hasta diciembre de 2015. En la medida que se corrijan estas distorsiones y se aíslen los impactos del precio de la energía, la inflación estaría más cerca del entorno del 3-4%.

El déficit fiscal de 2015 se ubicó en 2,0% del PIB. La reducción del déficit es producto de una caída real del gasto del 7%, mientras que los ingresos reales se incrementaron en igual cuantía. El principal ajuste se realizó en los gastos de capital que registraron una reducción del 30% en términos reales producto de una revisión de los planes por parte de la nueva Administración, en varios proyectos. Las transferencias en subsidios a la energía también mostraron una importante caída por el comportamiento de los precios del petróleo.

La actual administración propuso un plan quinquenal de inversiones en infraestructura y gastos destinados a fines sociales, con una mayor participación de estos últimos. Entre los principales programas se incluyen: Renovación Urbana de Colón, el programa Techos de Esperanza, la extensión del Metro y otras obras que tienen como objetivo un mayor impacto social. En su conjunto, este nuevo plan quinquenal es aproximadamente la mitad del anterior, en la búsqueda de una mayor sostenibilidad fiscal. La recurrente gestión deficitaria ha colocado el ratio de deuda al PIB en niveles cercanos al 50%, siendo el crecimiento real observado en el último año del 10%.

En el sector externo, se mantuvo el fuerte déficit de cuenta corriente equivalente al 6% del PIB, la mitad del observado en 2014. La caída de las importaciones por el menor valor de los productos derivados del petróleo fue uno de los principales factores en esta reducción. Continuó la entrada de inversión extranjera directa, que se incrementó en un 18%.

Por su parte, el mercado laboral, la tasa de desempleo abierto se ubicó en un 3,8%, tasa cercana al pleno empleo, cuando en América Latina el promedio se encuentra por encima del 6%. Sin embargo, la tasa de desempleo urbano se ubicó alrededor del 6%, mostrando un alza por segundo año consecutivo. El año 2015 fue un periodo marcado por los ajustes que resultan de la fase final de los grandes proyectos, donde históricamente se producen una desocupación coyuntural o friccional, producto de una transición hacia nuevas actividades, sobre todo los provenientes del sector de la construcción que han terminado sus proyectos y que pueden ser absorbidos por las nuevas obras contempladas en el nuevo plan quinquenal de inversiones.

La participación de los adultos dentro de la fuerza laboral fue del 73%, caracterizándose el mercado laboral por un fuerte peso de la informalidad, el 42% de la fuerza laboral lo hace de esa manera, mientras que los trabajadores por cuenta propia y/o microemprendedores representan el 27% del total de los menores ratios de la Región, luego de Chile.

Según cifras oficiales, la pobreza en Panamá medida por nivel de ingresos, se colocó el 22,3%, mostrando una reducción con respecto a 2014 cuando se ubicó en 25,6%, mientras que la pobreza extrema bajó del 10,8% en 2014 al 10,3% en 2015. Esta última fundamentalmente en las áreas indígenas, donde el 90% de su población se encuentra en esta condición.